Artículos - 08 Nov 2019

Gender Fluid

En las últimas semanas, hemos visto al menos 4 manifestaciones interesantes que nos hablan de un fenómeno que no podemos ignorar:

1. Mattel lanzó muñecas Gender Neutral / Gender Inclusive. (1)

2. Mercado Libre lanzó su línea de ropa Genderless que ya se puede ver en OOH (2)

3. Cada vez más diseñadores apuestan por los tacones para hombres como parte de sus colecciones (3)

4. En la nueva edición de GQ aparece en la portada Pharell Williams hablando de nuevas masculinidades. (4)

Todo esto aunado a que en junio pasado, se anunció que en México los chicos de secundaria podrían elegir entre llevar falda o pantalón a la escuela. (5)

Pharell se une a celebridades como Ezra Miller y Sam Smith, quienes llevan un tiempo hablando de esto. No necesariamente mi manera de vestir está relacionada con mi preferencia sexual. No importa el género con el que nací, si quiero vestir de cierta manera y usar ciertos accesorios; esto no debería limitar mi identidad, al contrario, me acerca más a quien realmente soy. Mientras Pharrell se accesoriza pero es abiertamente heterosexual,  Sam Smith quiere que se refieran a él con el pronombre “they”. Por su parte, Ezra Miller se califica con género no binario. Al respecto, dice: “I don’t identify as a man, I don’t identify as a woman. I barely identify as a human.”

Una de las cosas que define a cada generación son sus “mottos”, las causas o luchas que los moldean: mientras que para los Millennials (hoy de 19-37 años) es el cuidado del medio ambiente, para la Generación Z  (13 – 18 años) es la lucha por la equidad y  “gender fluidity” (6). Esto no quiere decir que sólo los de esta generación luchen por ello, sino que es un valor de esta época en el cual los ojos de todos están puestos. Los Z se niegan a que una norma social les obligue a ser, estar o parecer de una forma concreta porque si, porque has nacido con unos genitales en concreto o porque siempre se ha hecho así. Se niegan a maquillarse por ser mujeres o no hacerlo por ser hombres.

Que las formas no hagan que confundamos los fondos. El Gender Fluid no es una moda, no es una forma de vestir, no es un sobrenombre o utilizar un artículo distinto para referirnos a las personas, no es neutralizar el género. Es solo la punta del iceberg de un cambio social profundo y prometedor:

Una aspiración a que los géneros, sea cual sea con el que nos identifiquemos: no nos encorsete, no nos limite, no nos ponga un blanco en la espalda, no nos haga víctimas, no nos haga daño. Forma parte de una de las tantas muy revolucionarias luchas por ser aceptado por quien uno es; pero es también la nueva manera de la juventud de rebelarse con un sello muy particular y actual. ¿Por qué es más importante hoy que nunca antes? Probablemente  tenga que ver con que el polo opuesto se ha vuelto más amenazante. Declaraciones radicales e hipes-tradicionalistas de Trump, de Bolsonaro o la fantasía distópica de Hand Maid’s Tale que cada vez es menos ficción -las consecuencias catastróficas de una sociedad cerrada y hasta retrógrada se pueden palpar en este tipo de contenidos culturales-.

Aunque no es completamente nuevo, es probable que lo Gender Fluid brille y reluzca particularmente ahora, cuando a la par no podemos obviar los comentarios discriminatorios y de odio ante cualquiera de los 5 puntos que enunciamos al principio. Al mismo tiempo que encontramos manifestaciones blureadas de género, existen cosas como el Frente Nacional por la Familia, películas mexicanas como “Hazlo como hombre”, estados hiper-tradicionalistas. Ambas conviviendo en una misma esfera pública en donde un adolescente promedio tiene que elegir una postura personal con todas estas referencias en el aire.

Si bien no definirse como hombre ni como mujer, dejar la sexualidad fluir y navegar entre identidades es muy contemporáneo; juicios aparte, es interesante pensarlo desde la necesidad humana de delimitación. Hoy estas expresiones se oponen a este sesgo humano de buscar estabilidad, familiaridad y saber qué esperar, por lo que es fácil suponer que esto hace que una gran parte de las personas lo rechacen inmediatamente. Puede ser incluso que ni siquiera lo entiendan, pues no entra en ningún canon conocido, en ningún mundo ordenado.  “Cuando vaya a un concierto de Sam Smith ¿debo decir que I liked him, I liked her, o I liked them?” se preguntan algunos fans honestamente confundidos. Atacar lo extraño es siempre una respuesta que podríamos esperar simplemente porque es humano rechazar lo inesperado. Requerimos reconfigurar este sesgo y navegar entre la empatía y la apertura.

Los Z lo han entendido muy bien porque ya vienen más sensibilizados con bullying, feminismo… todas esas transformaciones sociales que son profundas y que la mayoría aún estamos averiguando cómo integrar en nuestras vidas. ¡Qué se lo digan a las marcas! Tanto las marcas como los chicos que lo han entendido, saben que realidad Gender Fluid es living fluid. Es vivir desde lo openminded, es abrazar la diferencia y la libertad, es abrazar la oportunidad y es un «no perderse nada». Es evolucionar.

Referencias

(3) https://www.eluniversal.com.mx/de-ultima/disenadores-apuestan-por-los-tacones-para-hombre

(4) https://www.gq.com/story/pharrell-new-masculinity-cover-interview

(5)https://www.bbc.com/news/world-latin-america-48511416

(6) https://insights.viacom.com/post/fanzine/

Escrito por: de la Riva Group

Conoce más

Te recomendamos...