Artículos - 10 Jul 2019

¿Quieres aumentar tu creatividad? Aquí una manera para llevarla al límite

La humanidad experimenta actualmente problemas cada vez más complejos y difíciles de resolver, por lo que urgen personas con nuevas y mejores ideas que aporten soluciones altamente creativas. Ya no es suficiente contar con buenas ideas, mucho menos clásicas ni repetidas, porque sencillamente no producen el efecto que necesitamos. Claros ejemplos de lo anterior podemos verlos en los gobiernos, en especial de América Latina, quienes gastan muchísimo dinero en medidas paliativas pero que no son soluciones concretas para los ciudadanos. ¿La razón? Por lo general ellos no padecen los problemas que intentan resolver.

La diferencia fundamental entre personas con buenas ideas y personas con ideas extraordinariamente buenas es el grado de empatía que desarrollan con quienes se van a beneficiar de dicha idea. Una conexión íntima y emocional que consiste no solo en ponerse en los zapatos de ellos sino en caminar con ese calzado un mes hasta sentir las ampollas que causan, que resulta en un entendimiento profundo y en carne propia de sus necesidades, motivaciones, lo que les hace feliz y lo que les entristece. Es entonces la empatía un tipo de inteligencia que se traduce en la habilidad de comprender una experiencia ajena y es la clave para imaginar las mejores ideas, no solo por su genialidad sino por su efectividad para resolver problemas y satisfacer necesidades.

Sentir y vivir el contexto real de un problema es una cualidad esencial que las industrias de creación de productos y servicios deben priorizar junto a sus colaboradores para conocer de verdad lo que necesita la gente. Es una inversión de capital emocional indispensable que les permite cruzar el umbral de lo común y alcanzar el máximo nivel de su inventiva.

Factores externos como recompensa económica, paredes pintadas de colores o una mesa de ping pong en la oficina solo facilitan recorrer la superficie de la creatividad, pero como dijimos anteriormente: esto no es suficiente. Las personas que están generando las soluciones que requiere el mundo hoy en día no trabajan para su beneficio personal ni para el de la empresa que los contrata. Ni siquiera para su cliente. Trabajan para mejorar la vida de alguien más, con una motivación intrínseca y emocional, que les permite producir constantemente ideas que agrandan el mundo y enriquecen la vida de las personas. En resumen: Si quieres ser más creativo, piensa cómo puedes mejorar la vida de los futuros usuarios, consumidores o espectadores de lo que estás por crear.

Escrito por: de la Riva Group

Conoce más

Te recomendamos...